La Verdad

img
Categoría: Historia
Arranca Gastroencuentros

Tomás Écija, David Muñoz, Estrella Carrillo, José Ginés Nicolás, Freddy Salmerón y Julio Velandrino.

Tomás Écija, David Muñoz, Estrella Carrillo, José Ginés Nicolás, Freddy Salmerón y Julio Velandrino.

Seis grandes cocineros murcianos impartirán clases maestras en el centro
Santiago y Zaraiche

Estrella Carrillo, Ginés José Nicolás Aguilar, Freddy Salmerón, Julio Velandrino, David Muñoz, y Tomás Écija mostrarán algunas de sus creaciones gastronómicas presentados en el ciclo de master class ‘Gastroencuentros’, que se celebrará en el Centro Cultural de Santiago y Zaraiche, que acoge hasta cinco jornadas distintas de máster class de cocina con algunos de los chefs más conocidos de la Región de Murcia. ‘Gastroencuentros’, esta organizado por la Junta Municipal de Santiago y Zaraíche del Ayuntamiento de Murcia. Los encuentros se celebran en el Centro municipal de dicha pedanía, presentados por el periodista gastronómico de La Verdad de Murcia, Pachi Larrosa.

Gastroencuentros ha generado tal interés que hasta el momento hay inscritas más de 1.500 personas. Las jornadas gastronómicas se inician el próximo 27 de noviembre y finalizarán el 23 de abril de 2018. El representante de la Junta Vecinal, Pedro García Rex, afirma que el objetivo de este evento es responder a la creciente demanda de la sociedad en los temas de carácter gastronómico y ofrecer información y formación de calidad para quienes la demandan. En estas clases los alumnos podrán conocer en directo los detalles y elaboración de algunas creaciones gastronómicas de mano de estos conocidos chefs.Las fechas concretas de Gastroencuentros son 27 de noviembre, 18 de diciembre en este curso 2017 y 29 de enero, 26 de febrero, 12 de marzo y 23 de abril en el próximo 2018. Las sesiones durarán alrededor de una hora y media y el horario de comienzo está previsto para 19.30 horas.

 

 

 

 

 

 

Programa Gastroencuentros

27 de noviembre, Estrella Carrillo de Salón de Celebraciones Santa Ana (19.30h)

La chef cocinará Ramen de setas silvestres con huevo de codorniz, acompañado de pan de pueblo y agua de cebada.

18 de diciembre, Ginés José Nicolás “Nico” de Rincón de Pepe (19.30 h)

Ensalada de alcachofas confitadas con pimiento rojo al carbón, tomate de temporada y ventresca de bonito.

Ensalada Thai (picante de carne asada a la parrilla)

Ceviche de vegetales a nuestra manera

Ternera de foie con pistachos y mermelada de higos chumbos.

29 de enero, Freddy Salmerón de 7 Coronas (19.30h)

Tosta de curry con tartar de aguacate y salazones artesanos.

Salmón macerado en algas marinas con salsa cruda de mango.

Crème brûlèe de Baileys y bizcocho de chocolate.

26 de febrero, Julio Velandrino de Restaurante La Taúlla. (19.30h)

Menú frío La Tahúlla de temporada con verduras, frutas de temporada y más de 26 ingredientes con semillas y flores

26 de marzo, David Muñoz de Restaurante Alborada. (19.30h)

Blini con aguacate y salmón macerado en wasabi y salsa de soja con perlas de Juzu.

Ensalada de bacalao con base de mahonesa con espárragos, pimiento de piquillo, cebolleta y pepinillo a los cinco vinagres.

Cremosos de turrón con yema tostada.

23 de abril, Tomás Écija de La Maíta. (19.30h)

Nuevo Mar Menor comestible, creación presentada en Madrid Fusión y Murcia Gastronómica.

Ver Post >
In Bullas veritas

Discurso pronunciado con motivo del nombramiento de Pachi Larrosa como Maestro del Vino 2017

Francisco Carreño, María Dolores Muñoz, Pachi Larrosa y Salvador Martínez, durante el acto celebrado e el Curso del Vino.

Francisco Carreño, María Dolores Muñoz, Pachi Larrosa y Salvador Martínez, durante el acto celebrado e el Curso del Vino.

Las tres estatuillas encontradas en el yacimiento romano de Los Cantos lucen ya en el Museo del Vino.

Las tres estatuillas encontradas en el yacimiento romano de Los Cantos lucen ya en el Museo del Vino.

‘In vino veritas’. “En el vino está la verdad”. Este conocido proverbio, atribuido a Plinio el Viejo, escritor, científico, naturalista y militar latino, que vivió entre los años 23 y 79 después de Cristo, debería figurar tallado en piedra a cincel en el frontispicio de todas las instituciones de Bullas, relacionadas o no con el mundo de la vitivinicultura. Es verdad que el sentido original de esta frase reside en la creencia de que el hombre, en estado de embriaguez, no miente. De hecho, el historiador romano Tácito relata cómo los pueblos germánicos bebían profusamente durante las reuniones de los consejos, en el convencimiento de que, en estado de ebriedad, nadie podía mentir efectivamente.

Lejos de mí sugerir que a partir de ahora, plenos municipales, las sesiones de la ejecutiva de la Ruta del Vino o las reuniones de la Denominación de Origen se celebren con sus intervinientes en semejante estado, aunque en política pareciera a veces que algo así ocurre. No obstante cabe recordar que la etimología es asaz traviesa en ocasiones y que la palabra ‘simposio’, tan alejada hoy de connotaciones placenteras, procede del griego ‘symposion’, que significa literalmente “reunión de bebedores”.

No. El sentido nuevo que Bullas aporta a la frase de Plinio el Viejo 2.000 años después es otro. Aquí, en estas tierras, efectivamente, en el vino está la verdad, en el sentido de autenticidad, de compromiso colectivo de un territorio por una actividad productiva, que, como tal, contribuye al desarrollo y la prosperidad del entorno, pero que cumple también funciones cono la cultural, la comunicativa, la de integración y la de anclaje: anclaje de la población al territorio, evitando la despoblación y anclaje con la tradición, con la historia colectiva y con miles de historias personales. Y, por tanto, una función simbólica, articuladora y cohesionadora. Esta actividad es mucho más que un simple conjunto de referentes anclados en el pasado, o de técnicas productivas; constituye un motor de desarrollo local, al concentrar en su elaboración y consumo muy diversos ámbitos de la vida y la economía de la colectividad: salud y dietética, producción agroalimentaria, turismo y gastronomía, tradiciones, relaciones sociales, empresa y negocios, innovación tecnológica…

En su artículo ‘El valor social y territorial del vino en España’, incluido en la monumental obra colectiva ‘La economía del vino en España y en el Mundo’, José Luis Sánchez Hernández, experto de la Universidad de Salamanca en industria agroalimentaria y alimentos de calidad, señala: “La eclosión del enoturismo en España es a la vez consecuencia y causa de la identificación de los territorios productores con el vino como actividad que los sustenta, como icono que los diferencia y como elemento que constituye su identidad. El territorio –continúa– se convierte así en un lugar atractivo gracias a enorecursos como las bodegas, los viñedos o las celebraciones de los ciclos de la vid, los cuales propician la puesta en valor del patrimonio histórico, artístico y gastronómico de la zona”.
‘In vino Veritas’

Bullas puede ser, que lo es, de las tres radicadas en la Región de Murcia, la denominación de origen más pequeña y la más joven. Pero lejos de comportar estas características serios inconvenientes, en realidad son ventajas. Su juventud y escala le proporcionan flexibilidad para doblarse ante la adversidad; agilidad para adaptarse los cambios, cada vez más vertiginosos propios de nuestro tiempo, y energía para afrontar nuevos retos. Pero si hay algo que define esta denominación de origen y le proporciona todo su potencial es su conexión con su gente. El vino es en esta tierra una bandera, en torno a la cual se articula el compromiso de agricultores y bodegueros, de políticos y cocineros, de restauradores y comerciantes, de funcionarios, intelectuales, enólogos… de ciudadanos. De los habitantes de Bullas. Desde el Ayuntamiento al Consejo regulador, desde el Museo del Vino a la Ruta del Vino y hasta el sector de la restauración, existe una conciencia colectiva clarísima sobre los valores tangibles e intangibles que incorpora el mundo del vino a esta sociedad, a este territorio, y una clara apuesta por el trabajo en común, la colaboración y la coordinación para utilizar el mundo del vino como trampolín hacia una vida mejor, más próspera y en definitiva, más feliz para todos.
‘In vino veritas’.

‘In vino beatitudinem’. “En el vino la felicidad”. El diálogo platónico ‘El banquete’ relata una cena convocada como ‘symposium’ por Agatón de Atenas, poeta griego, para celebrar su primer triunfo literario. Esto suponía un ritual donde los “comensales” bebían vino y competían entre sí pronunciando un discurso en elogio al dios Eros, en la mitología clásica, dios del amor y del sexo …. y por lo tanto del placer (objetivo esencial del vino, el palabras de Carlos Falcó, escritas en uno de los prólogos del libro ‘El a, e, i, o, u del vino’, de nuestro Pedro Martínez), lo que, según los hedonistas conduce a la felicidad. Ay¡ Esos eran simposios, y no los de ahora.

Y siguiendo con la mitología clásica, cómo no mencionar a Dioniso , el dios de la vendimia y el vino, inspirador de la locura ritual y el éxtasis. Fue también conocido por los romanos como Baco y el frenesí que inducía, bakcheia. Es el dios patrón de la agricultura, en buena lógica, que de eso, los griegos tenían en abundancia. También es conocido como el ‘Libertador’, liberando al hombre de su ser normal, mediante la locura, el éxtasis o el vino. Se le atribuye al poeta griego Euripides la frase: “Donde no hay vino no hay amor”. Amor, placer, felicidad, grandes palabras asociadas al vino, tan a menudo y por desgracia, en este apresurado mundo, olvidadas.
‘In vino veritas’.

Ponía el acento hace unos minutos, en esa conciencia que se respira en Bullas de apuesta por el trabajo colectivo, colaborativo, basado en la cooperación en torno al mundo del vino. No son palabras hueras, ni hacen referencia a una corriente de última hora. El cooperativismo vinícola tiene en Bullas 100 años de edad. Un siglo. Y su origen está –avalando una anterior afirmación relacionada con la capacidad de adaptación de las gentes de este territorio- en una catástrofe. Como explica el antropólogo murciano Juan Pedro García Martínez, en su obra ‘Bullas, 100 años de cooperativismo vinícola’, “la destrucción de uno de los más antiguos viñedos de España por la filoxera a principios del siglo XX provocó una profunda crisis en la vitivinicultura local . (…) La idea de constituir una asociación que permitiera obtener capitales para afrontar los nuevos costes de la vitivinicultura y de poder vender las uvas a precios reales de mercado se ofrece como solución a los grandes problemas de los pequeños viticultores locales.” Con el impulso de la Iglesia y los terratenientes, continúa García, de los Sindicatos Agrarios en el sureste español durante 1910, como contraposición al sindicalismo laico, “el camino ya estaba abierto para su éxito entre los pequeños vitivinicultores de Bullas”. Es curioso constatar, como lo hace el autor, el hecho de que “pese a que en la comarca había otros pueblos vitícolas como Cehegín, Mula, Moratalla, Calasparra, Avilés o Ricote, en ninguno de ellos prendió la mecha del cooperativismo”. La especificidad, la seña de identidad de Bullas en relación con el vino, ya se mostraba entonces. En 1917 se crea en Bullas el Sindicato Católico agrícola de San Isidro, con su sección de viticultores y bodegas cooperativas. Décadas después, con la llegada de la democracia, relata el autor cómo cambió “esta manera de entender el sindicalismo agrario con el nacimiento de nuevas organizaciones plenamente autónomas”.

Para García Martínez, “la trascendencia del nuevo sindicalismo agrario es la de aportar un modelo diferente de concebir el papel de los viticultores dentro del mundo rural. Este ha pasado a ser el verdadero protagonista en la protección y desarrollo del mundo rural. El mantenimiento de los paisajes vitícolas, el sostenimiento de los espacios protegidos, la lucha contra la desertificación, la protección del hábitat al que están vinculadas especies de flora y fauna… es ahora inconcebible sin el trabajo de los viticultores de Bullas.
‘In vino veritas’.

Pero, naturalmente, la relación de los habitantes de este territorio con el cultivo y la elaboración de vino data de tiempos mucho más remotos. Cuatro esculturas halladas a principios del siglo XX en la villa romana de Los Cantos, de tres de las cuales podemos disfrutar hoy en este museo, entre ellas el desaparecido ‘El niño de las uvas’, atestiguan, junto con la abundante documentación conservada, la intensa dedicación de los habitantes de Bullas al cultivo de la vid desde tiempos muy antiguos. Hoy, ‘El niño de las uvas’ podría ser algo así como la Dama de Elche o la Venus de Milo, de Bullas, ‘mutatis mutandis’. Esa intensa dedicación ancestral se mantiene hoy, corregida y aumentada. Más de 200 bodegas tradicionales se localizan solo en el casco urbano, la Ruta del Vino, consorcio que reúne a unas 20 empresas y entidades asociadas, ejerce una gran labor social, cultural y enogastronómica, y el Museo del Vino es un modelo de instalación y gestión museísticas.

Las 2.443 hectáreas de viñedo inscritos en el Consejo Regulador producen una media anual de seis millones y medio de kilos de uva. Una orografía diversa y accidentada con una altitud sobre el nivel del mar ascendente según nos desplazamos de sur a norte configura un terreno constituido por pequeños y recoletos valles, con microclimas propios y con una tipología de suelos pardo-calizos y de costra caliza, y aluviales. Perfiles orográficos que unidos a un clima de tipo mediterráneo con una insolación media de 2.900 horas al año establecen unas excelentes condiciones para el cultivo de viñedos de calidad.

Porque este es otro de los aspectos que confieren a la denominación de origen su potencial de futuro. En un pequeño territorio se distribuyen espacios de diferente configuración orográfica, distintas altitudes pluviometría y orientaciones que favorecen la diversidad de variedades cultivadas y de sus resultados puestos en botella. Si bien la preeminencia de la Monastrell es total, otras uvas viven bien aquí y contribuyen, en sus diferentes coupages, a un amplio abanico de vinos de diferentes características.

Los vinos de Bullas, además, han sabido amoldarse a los tiempos y a los cambios en los hábitos y preferencias de consumo. La obtención de la Denominación de Origen en 1994 fue un hito importante que contribuyó a ordenar el sector y a avalar e impulsar las modernas filosofías y formas de producción. Las preferencias de los consumidores han cambiado respecto de aquellos vinos clásicos, el público consumidor se ha diversificado y se han incorporado segmentos de la población nuevos a ese consumo, como es el caso de las mujeres y, todavía, en menor medida, los jóvenes. De momento, parece que nos podemos contentar con el hecho de que, a nivel nacional, el envejecimiento del consumidor de vino se ha detenido. Pero, según la ya citada publicación “La economía del vino en España y en el Mundo” el sector debe enfocarse especialmente en ‘poner de moda’ el producto entre las mujeres, por su importancia como compradoras, prescriptoras y consumidoras. De acuerdo con los datos manejados por el Observatorio Español de los Mercados del Vino, el consumo experimentó en 2016 un incremento por primera vez en décadas. Para Rafael del Rey, director del Observatorio, esta recuperación respondería en parte a una mejora de la economía pero, sobre todo, a una mayor variedad en la oferta, al cambio en la imagen del vino, a una mayor información, a un etiquetado más cuidado y al esfuerzo comercializador de bodegas y denominaciones de origen.

Bullas ha sabido subirse al carro de la renovación, experimentada en la puesta en valor de los vinos de autor, las pequeñas tiradas, los vinos artesanales o biodinámicos, un cambio en el lenguaje del marqueting vinícola tendente a huir de una excesiva conceptualización y del exceso de jerga enológica y una popularización de los vinos de calidad.

En el mundo de la cocina, a la gran revolución de los años 70 iniciada en el País Vasco le siguió la disrupción, el cambio total de paradigma de la mano de Ferrán Adría. Dos movimientos consecutivos que pusieron a la cocina española en la vanguardia universal. Hoy, lo que la mantiene en esa posición ya no es un grupo compacto de soñadores, o el empuje de un único visionario, sino lo que se ha dado en llamar la cocina de la libertad, esa corriente general de ruptura de moldes, de modelos de negocio, de formas de comunicar y de dar de comer al cliente manifestadas en la actividad de un ejército de cocineros innovadores, cada uno de ellos con su filosofía, pero todos sobre un fundamento clave: la calidad.

Pues bien, sostengo que de la misma manera, en el mundo del vino, España -y Bullas- está empezando a experimentar lo que llamaría la enología de la libertad: se rompen viejos clichés y hormas que aprisionaban la innovación y la creatividad, se traslada el acento del vino al cliente, aparecen novedosas teorías del maridaje, la comercialización se dirige a nichos de mercado más segmentados, las redes sociales ofrecen nuevas oportunidades de comunicación, las técnicas de neuromarqueting y de análisis conductual abren inexplorados caminos, las nuevas tecnologías cambian los sistemas productivos agilizándolos, nuevas profesiones y profesionales se acercan al sector en creciente sofisticación…

Como señala el también citado Juan Pedro García, “el buen vino ya no es una verdad universal, pues ha pasado a ser una mera cuestión de perspectiva. Es el consumidor el que aspira a encontrar con su parecer la verdad del vino”.
‘In vino veritas’.

Lo dejó escrito Omar Khayyam, matemático, astrónomo y poeta persa hace más de mil años: “Créeme, bebe vino. El vino es vida eterna, filtro que nos devuelve la juventud. Con vino y alegres compañías, la estación de las rosas vuelve. Goza el fugaz momento que es la vida». Si hoy Plinio el Viejo recorriera estas tierras, probablemente habría cambiado algo su famoso proverbio, tras exclamar: ‘In Bullas veritas’

Pachi Larrosa
Bullas, 17 de septiembre 2017

Ver Post >
Raimundo, cocinero 'Honoris Causa'

El  restaurador Raimundo González será investido este miércoles Doctor Honoris Causa por la Universidad de Murcia

Raimundo González, en el despacho de su domicilio.

Raimundo González Frutos vestirá toga y birrete académicos tras toda una vida tocado con chaquetilla y gorro de cocinero. El restaurador murciano será investido szte miércoles Doctor Honoris Causa por la Universidad de Murcia, en un acto que se celebrará a partir de las once horas en el Paraninfo del Campus de La Merced. Será el primer cocinero de la historia de la Región que reciba semejante reconocimiento por parte del mundo académico. En España, el birrete representativo de tal distinción ha cubierto cabezas como las de Martín Berasategui, Ferrán Adriá, Joan Roca y Quique Dacosta.
Raimundo González Frutos (Llano de Brujas, Murcia, 1925) fue propietario del histórico restaurante Rincón de Pepe, un referente gastronómico durante varias décadas que atrajo la atención de personajes de la talla de Orson Welles y Ernest Hemingway y que representó un foco desde el que se irradió la imagen de Murcia a todo el país. Pero en la historia de la gastronomía de España y, por tanto, del mundo, Raimundo Fernández tuvo un papel aún más importante. Los años 70 verían el nacimiento del movimiento que fue germen y origen del papel preeminente que juega hoy la cocina española en el mundo. Abril de 1976. ‘I Mesa Redonda sobre Gastronomía’, convocada por la recién creada revista ‘Club de Gourmets’. Una de las intervenciones claves en esa mesa redonda fue la de Paul Bocuse con la cocina del mercado como argumento principal. Dos jóvenes cocineros, Juan Mari Arzak y Pedro Subijana , quedaron impactados por lo que escucharon de boca de uno de los grandes de la historia de la cocina, así que hicieron las maletas y se presentaron, dos meses después, en Lyon para desentrañar «in situ» los secretos de la ‘Nouvelle Cuisine’. 1976 fue también el año de publicación de ‘La cocina de mercado’, el libro en el que Paul Bocuse definía las claves de esta nueva manera de entender la cocina. ¿Y qué pasaba en Murcia? Pues pongámoslo en boca del crítico gastrónomico de la Voz de Galicia, por ejemplo: «El Rincón de Pepe era, en el año de gracia de 1975, tan fastuoso, suculento y hospitalario, tan sorprendente, que apenas podía creer a mis ojos, pues por entonces lo descubrí. ¡Dios mío!, aquellas cestas de frutas y verduras de la huerta murciana cubriendo el inolvidable mostrador bajo un irrepetible palio de jamones, aquellos salazones, aquellas salsas, aquel servicio, aquellos pescados, aquella terraza poblada de flores parecíanme algo sobrenatural». O en boca del propio Raimundo, en una entrevista publicada en ‘La Verdad’ realizada por Ginés Conesa, en 2009: «Aprendí mucho de Paul Bocuse, no solo yo sino todos los de la misma edad». O en boca de Váquez Montalbán, que le llama precursor de la Nouvelle Cuisine. O en boca de Euroresidentes: «Raimundo González fue artífice de una revolución de la cocina murciana que anticipó la renovación y puesta en valor de la cocina tradicional».
Pero hay más, mucho más. El gran Pedro Subijana escribe: «Efectivamente, Raimundo fue uno de los pioneros en participar en los encuentros entre cocineros, desde las míticas primeras Jornadas Gastronómicas organizadas por el Club Gourmet». Y el propio Arzak, el padre de este movimiento de la nueva cocina vasca que acabó poniendo las cocinas españolas a la vanguardia mundial, relata: «No puedo borrar de mi recuerdo la desinteresada participación de Raimundo en aquella renovación rupturista culinaria de los setenta del pasado siglo, que impulsó también en su tierra».
Ante semejante relevancia, con la iniciativa del profesor Alberto Requena, catedrático de Química y vicepresidente de la Academia de Gastronomía de la Región de Murcia, la Facultad de Químicas lanzó la propuesta de nombrar Doctor Honoris Causa al cocinero murciano. En diciembre del año pasado, el Claustro de la Universidad de Murcia aprobó la concesión y, desde este miércoles, Raimundo González Frutos, cocinero, cambiará la chaquetilla por una toga y su gorro de chef por el birrete octogonal laureado.

Ver Post >
Ha nacido una estrella

El Imida presenta en Campos del Río la ’empanada campera’ un nuevo producto elaborado exclusivamente con productos autóctonos

Arriba, izquierda: María José Muñoz, alcaldesa de Campos del Río; Juan Hernández, consejero de Desarrollo Económico; Juana Mulero, directora del Imida, y el investigador Ángel Poto. A la derecha, canelón de chato murciano con salsa de trufa. Abajo, cabrito lechal segureño y la empanada campera.

Ha nacido una estrella. Tendrá que hacerse un hueco en el  universo de productos que conforman la excelente despensa regional, pero cuenta con todas las virtudes para lograrlo.  Su cuna, Campos del Río , la pequeña localidad de unos 2.000 habitantes de la comarca del Río Mula; y sus padres putativos: el IMIDA, dirigido por Juana Mulero y el grupo de investigación liderado por Ángel Potos. La empanada campera, creada ‘ex novo’ a partir de carne de chato, huevos de gallina murciana, queso al vino y cebolla, pimiento y tomate de la huerta, además de una masa a base de harina de fuerza, sobrasada y manteca de chato murciano, ha sido presentada en sociedad esta semana en el restaurante El Paseo, de Campos del Río, en un debate con posterior cena degustación a la que asistieron productores, hosteleros, concejales y alcaldes de la comarca, productores y gastrónomos. La elección del lugar no fue casual, ya que es en este restaurante donde el grupo de Ángel Poto llevó la receta incubada en los laboratorios a la cocina de Josefina Salas, la propietaria para convertirla en un producto con un gran potencial para incorporarse al patrimonio gastronómico de la Región. Porque soporta una marca de identidad territorial, al estar elaborada exclusivamente con productos regionales, está vinculada a una localidad concreta, a unos sistemas de producción tradicionales y a razas autóctonas y forma parte de una familia de elementos gastronómicos (empanadas, pasteles salados, empanadillas…) de fácil venta y consumo y asociados en toda España a las cocinas regionales .

El acto de presentación contó con el consejero de Desarrollo Económico, Juan Hernández; la alcaldesa de Campos del Río, María José Pérez, Juana Mulero, directora general de Innovación Agroalimentaria y del propio Ángel Poto, investigador del Imida. Junto con ellos, y participando en el debate previo  sobre las fortalezas y posibilidades del turismo gastronómico en los caminos de Caravaca de la Cruz y Comarca del Noroeste y en la Comarca del Río Mula, Francisco Hernández, crítico gastronómico de ‘La Opinión’ y Pachi Larrosa, crítico gastronómico de ‘La Verdad’. Uno de los temas que fue objeto de consenso fue la relevancia de la estrategia del Instituto Murciano de Investigación  y desarrollo Agroalimentario de impulsar la gastronomía regional desde la recuperación de productos del patrimonio gastronómico y de la incorporación de valor añadido a productos tradicionales ya existentes y a la creación de otros nuevos. Pero, además, implicando a la economía real (productores, restauradores y otros agentes del mercado) en su desarrollo. Hace tres décadas, no existía el queso de Murcia al vino. Hoy, probablemente, la mayoría de los consumidores está convencido de que es un producto de ‘los de toda la vida’. Pues bien, hoy, el queso de Murcia al vino soporta la marca Murcia en todo el mundo. Es el caso del chato murciano, una raza porcina autóctona que ha estado al borde de la extinción; o de la gallina murciana o la vaca murciano-alicantina. Un caso especial es el de la oveja segureña. Poto y su equipo están promocionando la incorporación de valor gastronómico añadido a su consumo en forma de lechales. Y otro caso especial es el de los palomos, animales que siempre han existido en la Región. El pichón es un producto con grandes potenciales culinarios y gastronómicos que podrían formar parte de una oferta con carga identitaria regional en las cartas de los restaurantes.

El propio Poto señala los grandes “beneficios económicos, medioambientales y  sociales del incremento de las producciones de estas razas”.  El investigador enfatiza el hecho de que “Murcia es una de las regiones españolas con mayor biodiversidad, pese a su pequeño tamaño” y de que, de aquí se han irradiado  razas a otras zonas limítrofes. Como resumió el consejero Hernández: “Impulsando especies autóctonas se pueden transformar elementos tradicionales, identitarios, en concinas contemporáneas, sofisticadas. La fusión de autenticidad y creatividad es una de las claves del potencial turístico de una gastronomía”.

La jornada termino con la esperada “clase práctica”, la degustación de embutidos de chato, empanada campera, cabrito y capón murcianos, elaborados  o proporcionados por los productores y cocineros  Josefina Salas, de El Paseo;  José Reverte Navarro S. L. De Lorca; Juan Martínez Antolinos, del Airemar; Juan Regis, de la Cerdanya, en Cartagena, y Juan Carlos Ruiz, Chef Manta.

Ver Post >
Elogio del chato

Algunos momentos de la presentación de las II Jornadas Gastronómicas del Chato Murciano en el restaurante Airemar.

Pocas veces nos encontraremos con un producto gastronómico de reciente aparición en los mercados tan capaz de aglutinar en torno a su historial (el camino que va desde su origen genético hasta su configuración final puesto en el plato) tantos aspectos –científicos, productivos, económicos, sociales, identitarios…) como el chato murciano. Para José María Cayuela, Vicedecano de los grados de Nutrición, Tecnología de los Alimentos y Gastronomía de la UCAM, la recuperación  de esta especie autóctona que estaba en vías de extinción y su puesta en valor gastronómico es “un gran proyecto integrador”, ya que pone en contacto cultura, tradición, producción, economía, empresa, investigación, gastronomía y personas. Ángel Poto, investigador del IMIDA y promotor de las Jornadas Gastronómicas del Chato Murciano, cuya II edición se ha presentado en el restaurante Airemar (restaurante y productor y transformador de esta carne y sus derivados) se empeñó, hace años,  apoyado en un amplio equipo de investigadores, en recuperar esta raza porcina. Y lo hicieron a través de programas genéticos de cruces para disminuir la consanguinidad, de la puesta a punto de pruebas de paternidad de los animales para evitar cruces no deseados, y de estudios de calidad de las canales, de la carne y de los productos derivados. Pero también y tan importante, mediante el “fomento de la cabaña ganadera de la raza autóctona Chato Murciano entre los ganaderos interesados en su cría, adoptando sistemas de manejo y de alimentación, específicos para este tipo de animales y adaptando las instalaciones que alberguen a este tipo de ganado porcino, en la consecución de objetivos de Bienestar Animal”, según puede leerse en la memoria de actividades 2005-2006 del IMIDA. Y Ángel Poto se encontró en el camino con un cómplice, Juan Martínez Antolinos, propietario de la antigua venta los Tres Hermanos, en la antigua carretera a San Javier, y hoy del restaurante Airemar, a pie de la moderna autovía. Un gran restaurante con una espectacular carnicería-charcutería dentro, que esconde algunos ‘secretos’. Toda la planta que está bajo los amplios salones de celebraciones está ocupada por unas modernísimas instalaciones de despiece, curado y transformación de productos procedentes de los chatos murcianos que este mismo empresario cría en una granja situada a poca distancia. Una gran inversión que el propio Martínez Antolinos justifica: “Esto no se hace para ganar dinero, sino para tener satisfacción”. Y es que estos pioneros de la cría de esta raza que ha estado a punto de desaparecer, son pocos. Siete productores. Como pocas son las cerdas reproductoras que existen en la Región: poco más de 400. Y eso es lo que debe cambiar. Este es un proyecto en el que están comprometidas muchas personas: productores, restauradores, investigadores del IMIDA, de la UCAM y de la UMU, la Consejería de Agricultura… y al que hay que sumar el compromiso de los consumidores.  Según aumente la demanda de estos productos tanto en tiendas y lineales como sobre los manteles de los restaurantes, se incrementarán las producciones y en consecuencia la población de estos animales.

En el año 86 no existía el queso de Murcia al vino. Un compromiso parecido (también la figura de Ángel Poto estaba en su génesis) lo ha convertido, 30 años después, en un producto de alto valor añadido, con alta carga identitaria y reconocido internacionalmente. Pues bien, ese camino es el que debe recorrer el chato murciano: un gran producto, exclusivamente nuestro, en torno al que se puede articular toda una narrativa con un gran atractivo para consumidores, foodies y gastrónomos internos y clave en iniciativas de gastroturismo.

Ver Post >
Assurbanipal en Cieza

Trasladarse a Cieza para comerse una albóndiga de cordero, nueces y malva en salsa de granada, inspirada en una milenaria receta de Assurbanipal, solo es posible si es la Academia de Gastronomía, y concretamente, uno de sus miembros, Juan Ángel España, quien lo organiza. Lugar, restaurante Tarradelllas, al frente de cuyas cocinas están las mágicas y delicadas manos de su jefa de cocina, María José. Motivo, la celebración de un ágape gastronómico abierto en torno a la floración de los árboles frutales en Cieza, un subyugante fenómeno natural que pinta los campos de impactantes colores rosas, blancos y verdes, una mágica paleta con millones de flores como protagonistas, un vasto lienzo sobre el que la naturaleza y la mano del hombre trabajan al alimón con sus pinceles y que Manuel, el guía de la visita, supo desentrañar para los neófitos visitantes. Y las flores fueron también protagonistas en el ágape, cuya declaración argumental no podía ser otra que “Cocinar con flores”. Pero antes que el estómago, había que alimentar el espíritu. En su docto recorrido, Juan Ángel España viajó por los diferentes hitos de la florifagia (acto de comer flores), una manifestación cultural y gastronómica que, por más que se empeñen algunos snobs malinformados, nada tiene de moderno. Porque desde Homero y su encuentro con los lotófagos, en el capítulo IX de la Odisea,  desde el recetario del romano Apicio, o desde el tratado del boticario griego Dioscórides hasta las recetas con flores de Nostradamus (si, también dedicó su tiempo a la cocina el gran visionario), la revitalización de su uso en la alta cocina con los chefs Michel Bras y Marc Veyrat y su extensión a templos de la vanguardia culinaria como El Bulli o el Celler de Can Roca, su utilización, con altibajos ha sido constante. No podemos olvidar (continúa el pequeño tratado que, a modo de documentación acompañó el ágape) que alimentos que nos son tan habituales como el brócoli, las alcachofas, el azafrán, la coliflor o las tápenas no son sino flores. Y metidos ya en la faena de alimentar el cuerpo, el despliegue culinario fue impactante: además de la albóndiga de Assurbanipal, último gran rey de Asiria (que por cierto, las ofreció en un ‘pequeño’ banquete con  casi ¡70.000 invitados!), flores de pensamiento y tápena sobre bonito y láminas de tomate; flor de calabacín en tempura rellena de queso y anchoas; arroz de alcachofas y coliflor con pétalos de caléndula;  bacalao con crema de almendras, genenciana y pétalos de azahar, crema de peras con pétalos de rosa, melocotón chato ciezano en almíbar con sus flores… Toda una sucesión de impactos sensoriales delicadamente empaquetados con un emplatado pleno de delicadeza y sensibilidad, como correspondía con la condición de las protagonistas de la velada: las flores.

Gracias mil sean dadas a medias a Assurbanipal y a Juan Ángel España.

Ver Post >
Sobre el autor Pachi Larrosa
Periodista, crítico gastronómico. Miembro de la Academia de Gastronomía de la Región de Murcia. http://gastronomia.laverdad.es/almirez.html

Últimos Comentarios

Pachi Larrosa 18-09-2016 | 15:58 en:
Gastrovin se hace mayor
cosicasclaras 12-09-2016 | 11:47 en:
Gastrovin se hace mayor

Etiquetas

Otros Blogs de Autor