La Verdad

img
Categoría: Uncategorized
Bacterias

gf01nqg1Hay de todo, como en la viña del Señor: restaurantes más o menos limpios, más o menos honestos, más o menos cuidadosos. Si no está en uno de su confianza, tenga en cuenta algunas cuestiones. Evite pedir pescado los lunes. Los domingos no se pesca y no habrá pescado fresco. Aunque… ¿dónde y cuándo lo hay? El limón en la bebida es un clásico. Veamos, si estamos en un bar de copas a reventar de gente puede ocurrir que las rodajas de limón acaben en el fregadero y, tras un golpe de grifo, ‘se reciclen’ para los siguientes gintónics. No digo que lo hagan muchos establecimientos, pero yo lo he visto. Y otra cosa con el limón, y sin ir tan lejos: es una pieza que es manoseada por proveedor, cocineros, camareros y… ¿ustedes creen que se tiene la precaución de lavarlos antes de cortarlos en rodajas? Piénselo.  No se amargue: ya sabe que lo que no mata engorda. Otra cosa que suele ‘reciclarse’ es la cascaruja que le ponen a uno ‘gratis et amore’ con los aperitivos del principio: si no se la termina, acabará de nuevo en el bol y esos cacahuetes que han pasado por sus manos, acabarán en otras… y en otras bocas. Ocurre lo mismo en algunos establecimientos populares con esas cestas de pan que no se terminan. Harán un bien a la humanidad si antes de irse rompen los trozos sobrantes dejándolos inhábiles para una segunda vida. Y la última: las ballerinas son un gran invento… para trasladar bacterias de un lugar a otro. La barra, las mesas y no digamos ya las superficies de una cocina, deben limpiarse con elementos desechables: papel. Ese camarero de bar o chiringuito que alegremente pasa un trapo por encima de la mesa, desparramando de paso las migas sobre su regazo, no está limpiando, está transportando. En fin, no quiero amargarles, de algo hay que morir, así que mejor no me hagan caso.

Ver Post >
Partida de mus con Aduriz en Caravaca

Pachi Larrosa, Firo Vázquez, Fernando Cañete y Andoni Luis Aduritz.

Pachi Larrosa, Firo Vázquez, Fernando Canet y Andoni Luis Aduriz.

A tumba abierta. Sin ambages. Huyendo de corporativismos mal entendidos, Dos cocineros y dos críticos gastronómicos se enfrentaron en una mano a cuatro –cual si de partida de mus se tratase- en el escenario del Teatro Thuillier de Caravaca de la Cruz, como parte de la programación del evento Sopa de Letras. Más que una jornada gastronómica organizada por la asociación de cocineros Euro-Toques, reunió a un creativo, una poetisa, un mago, un diseñador, un fotógrafo, una catedrática de los alimentos de la UMU, a un grupo musical, a dos críticos y a dos cocineros, protagonistas estos últimos de un cruce dialéctico en el que aportaron sus diferentes puntos de vista sobre la crítica gastronómica desde una inusual sinceridad en este tipo de encuentros. Los cocineros: Firo Vázquez, chef del Olivar de Moratalla y Andoni Luis Aduriz, dos estrellas Michelín por su restaurante Mugatitz y miembro de la Junta Directiva de Euro-Toques. Los críticos: Fernando Canet y quien esto escribe, ambos del Grupo Vocento. Quedaron claras varias cosas: que la critica gastronómica está en crisis porque en crisis está el soporte en el que tradicionalmente se expresó: el papel. Si bien se entendió que la disyuntiva no está entre el mundo analógico y el digital sino entre la actividad de profesionales formados, con larga experiencia y actuando bajo los códigos periodísticos propios de los medios de comunicación; y la de aficionados o simplemente clientes de restaurantes a los que la disrupción digital y uno de sus correlatos, las redes sociales, han dado voz pública. Hubo acuerdo en ambas partes en que, aunque es positiva la apertura de nuevas vías de expresión, debe quedar muy clara la diferencia entre la expresión de una opinión y una crítica profesional. Andoni Luis Aduriz se mostró partidario de que en lugar de ‘crítica gastronómica’ se haga y se hable de ‘crónica gastronómica’. Totalmente aceptable `por todas partes. Definición de crónica: “género periodístico híbrido que participa de rasgos de los géneros informativos e interpretativos, con predominio de los primeros”. Aplíquese esto a un cocinero o a un restaurante y la cosa estará clara. La dificultad de valorar la creatividad en la cocina de vanguardia, los peligros de unas profesiones que se mueven en un mundo endogámico, los falsos críticos, el turbador papel de los comparadores de restaurantes o la apelación al rigor, la veracidad y la independencia fueron otros temas abordados en esta peculiar ‘partida de mus’. Y sin faroles.

Ver Post >
Los jefes de cocina entregan sus premios

Distintos momentos de la Gala de Jecomur en la que se entregaron los premios a los jóvenes cocineros de la Región

Distintos momentos de la Gala de Jecomur en la que se entregaron los premios a los jóvenes cocineros de la Región

Sergio Marcos de Gea, del Grupo la Tapa, recibió el primer premio del XV Concurso de Cocineros Jóvenes de Murcia convocado por Jecomur, en la gala que el sector de la hostelería y la restauración celebró en los salones Promenade la noche del pasado lunes. El premio está dotado con mil euros y trofeo, además de una estancia de un mes en el restaurante La Cabaña de Pablo González-Conejero. Unos cuatrocientos invitados asistieron a la fiesta en la que La Asociación de Jefes de Cocina impuso también las chaquetillas a los nuevos socios y entregó una placa al presidente de la Academia de Gastronomía de Murcia, Rodrigo Borrega, en reconocimiento a su labor en la defensa e impulso de la gastronomía regional. Borrega convocó a todos los agentes que intervienen en el hecho gastronómico a luchar por la excelencia en un sector que, “por primera vez, a nivel nacional, se ha convertido en el mayor aportador al PIB, por encima del sector del automóvil”.

Restauradores, cocineros, empresarios, productores, y prescriptores gastronómicos arroparon con su presencia a los ganadores del concurso. El segundo premio (500 euros y trofeo) fue para Juan Pablo Ortiz, de Local de Ensayo y el tercero (300 euros y trofeo), para Mohamed Chahlal , del Centro de formación en Hostelería y Turismo de Cartagena. El acto contó con la presencia de Jesús Pacheco, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Murcia, de Carmen Reverte, directora del Centro de Cualificación Turística y del maestro de la restauración regional Raimundo González Frutos, que fueron los encargados de entregar los galardones.

El acto formal dio paso a un bien provisto cóctel elaborado por el chef del Promenade, Cayetano Gómez y apoyado por estaciones con todo tipo de propuestas gastronómicas presentadas por las varias decenas de patrocinadores con que ha contado el evento.

Ver Post >
Un ‘foodie’ en la cocina

CHERNANDEZ.jpg

Hay actividades de riesgo que posiblemente ninguna aseguradora en sus cabales estaría dispuesta a cubrir. Situaciones de extremo peligro para nuestra salud mental a las que nos sometemos cotidianamente. Pedirle al abuelo que nos cuente alguna anécdota de la guerra, aceptar una invitación al domicilio de unos conocidos que acaban de llegar de un viaje, preguntarle a un jubilado en la sala de espera de un ambulatorio cómo se encuentra… son alguna de ellas. Pero el riesgo extremo es someterse a una comida en la casa de un ‘foodie’. Tenemos que saber, para empezar, que no podremos hablar durante la comida de otra cosa que no sea… comida. Pese a nuestros intentos desesperados de colar disgresiones sobre los más variados temas –la corrupción política, la independencia de Cataluña, la dicotomía universal Messi-Ronaldo o la migración de la hormiga roja del Amazonas– el ‘foodie’ siempre devolverá la conversación a su terreno. Le explicará con todo lujo de detalles la excelencia de los cuchillos que ha puesto sobre la mesa, poniendo el acento en la calidad de su acero, lo que evita un corte de dientes de sierra, fatal para la fibra de la carne, como todo el mundo sabe. Hará una descripción pormenorizada de cada plato, de cada ingrediente, del origen de cada ingrediente, de su trazabilidad toda, incluyendo el domicilio fiscal del productor… Revelará, como si de una nueva entrega de WikiLeaks, se tratara, las diferentes técnicas utilizadas en la confección de cada plato y la alta dificultad que cada una encierra. Y nos dará la velada desde la depresión más profunda, deshaciéndose en excusas y lamentaciones si una receta no ha salido del todo bien, farfullando frases como ‘es la primera vez que me pasa’ (tan propia en lapsus de dormitorio más que de cocina), ‘no sé qué puede haber ocurrido’ o ‘me ha fallado el termómetro digital’. Pero se le debe perdonar todo: él solo quería haceros felices. Disimulad y decidle que a vosotros también os falla el termómetro digital. Continuamente.

Ver Post >
Sobre el autor Pachi Larrosa
Periodista, crítico gastronómico. Miembro de la Academia de Gastronomía de la Región de Murcia. http://gastronomia.laverdad.es/almirez.html

Últimos Comentarios

Pachi Larrosa 18-09-2016 | 15:58 en:
Gastrovin se hace mayor
cosicasclaras 12-09-2016 | 11:47 en:
Gastrovin se hace mayor

Etiquetas

Otros Blogs de Autor