Blogs

José Hernández

El salto del grillo

Estrella de Navidad

Las luces intermitentes de los grandes almacenes, los barrocos adornos colgando, la parafernalia de los brillantes escaparates distorsionando las miradas y reclamando nuestra presencia. Todo está armoniosamente preparado para provocar tu consumo.

El repetitivo sonido de los villancicos producen sentimientos. Primero de alegría y después de melancolía y tristeza: “Beben y beben y siguen bebiendo, y campanas y más campanas y por fin el chirriquitin” (mi favorito).

Todo ello hace que esta noche sea distinta a las demás

Entre la multitud, que entra y sale de los almacenes, vemos familias cualificadas, distraídas y risueñas. Pero también observamos personas desteñidas, sin rumbo aparente, sentadas en cualquier lugar, como fuera de contexto, se les ve pero no se les mira.

Ellos saludan sin levantar la vista en una cantinela repetitiva y tienden su mano. Son los indigentes.

A las afueras de la ciudad se alza un campo de refugiados procedente de países en guerra, instalados en tiendas preparadas por el voluntariado y arropados con mantas facilitadas por las ONG.

Seis mediocres focos alumbran su espacio encharcado. Alivian el intenso frio mediante hogueras encendidas en el exterior. Y quince puntos de agua a lo largo de todo el campo para su aseo personal.

Circundando el cielo del campamento un dron puesto en órbita por el gobierno del país vigila sus movimientos.

belen-irak

Pero observo en sus caras ilusión y optimismo, se sienten seguros y no dudan que a partir de ahora comenzarán una nueva vida.

De pronto, y de no se sabe donde, aparece una estrella de brillante cola, provocando un gran apagón, toda la ciudad enmudece, las personas quedan inmóviles el silencio se hace irrespirable acompañado de una atronadora nube seca relampagueante.

view

Sólo los parias e indigentes se percatan de tal situación y reaccionan. Todos se dirigen al mismo punto de encuentro. Paso lento primero como con temor, luego van acelerando su caminar para encontrarse ambos grupos en un lugar final donde habita una familia con algunos animales.

Se miran unos a otros, se saludan tímidamente, y se abrazan llevados de un entusiasmo nunca vivido.

¿Qué les está pasando?, ¿qué calor fraternal perciben? Jamás lo habían experimentado, ya no se sienten solos, algo les está ocurriendo.

58db6d1b3daf5

Desde la bóveda galáctica truena una potente voz: «¡Paz en la tierra a los hombres de buena voluntad! No temáis, no sintáis miedo, nadie podrá haceros más daño. Alguien acaba de nacer, es un hombre bueno misericordioso y de paz. Salid a su encuentro, su lugar no tiene pérdida si lo buscáis con amor, esperanza y perdón a los que os agraviaron».

Displaced Iraqi Christian children who fled from Islamic State militants in Mosul, gather around a Christmas tree at a mall still under construction, used as a refugee camp in Arbil December 24, 2014. REUTERS/Azad Lashkari (IRAQ - Tags: SOCIETY CIVIL UNREST)

Displaced Iraqi Christian children who fled from Islamic State militants in Mosul, gather around a Christmas tree at a mall still under construction, used as a refugee camp in Arbil December 24, 2014. REUTERS/Azad Lashkari (IRAQ – Tags: SOCIETY CIVIL UNREST)

Mientras el resto de personas y familias cualificadas y acomodadas siguen su tramoyante deambular por los pasillos de los grandes almacenes comprando y celebrando su particular fiesta navideña.

Porque en verdad no es un día cualquiera, es Navidad

Murcia, 24 de diciembre

Rincón para las palabras pequeñas y bonitas

Sobre el autor

Gusto de narrar mi entorno más inmediato, con frases pequeñas y bonitas.


diciembre 2017
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Contenido Patrocinado