La Verdad

img
La estafa de la novia rusa
img
sargento emilia | 06-10-2017 | 13:04

Se había decidido a acercarse a comisaría.
Hacía dos años que chateaba con John Mac Laren, general del ejército de los Estados Unidos. Lo conoció por Internet y allí fue creciendo su amor virtual. Él le había confesado que, después de una brillante carrera militar, se había decepcionado de un mundo tan desagradecido y que estaba dispuesto a retirarse a un país como España, de buen clima y buen comer.
La mujer le mandó un dinero para que pudiera viajar a su retiro dorado, que ella le podía ofrecer. Su nuevo amor le hacía llegar fotos de uniforme, en el gimnasio, en su jardín y haciendo bricolaje. Ella admiraba su físico atlético, sus músculos turgentes y esa cara, marcada por la experiencia, de hombre de palabra. Cuando John le explicó que le resultaba imposible vender su casa, ella no dudo en proporcionarle dinero para que no llegara a España con las manos vacías. También se brindó a ayudarle con su anciana madre, que el militar debía de dejar en un asilo, antes de iniciar su nueva vida y desde luego, como hombre de principios, no estaba dispuesto a abandonarla en una residencia cualquiera.
Todo estaba preparado para el encuentro de los dos enamorados, cuando él le escribió alarmado, explicándole que le tenían retenido en el aeropuerto, por una deuda que había contraído con un hospital en el que, años atrás, le habían operado por un accidente de tráfico.
Ella le hizo llegar, sin pensarlo, unos 20.000 euros más, ya que no iba a renunciar, por un último contratiempo, a su felicidad.
Cuando John Mac Laren contactó con ella para pedirle que abonara un rescate por su hijo, que acababa de ser secuestrado en Irak, a ella ya no le quedaban ahorros, había gastado 180.000 euros, en su aventura americana. Pero no pensaba dejar a John en la estacada. Por eso se había personado en comisaría para que la policía le ayudara a recuperar al hijo desaparecido.
Le había contado su historia a unos policías de la oficina de denuncias. Ahora no entendía por qué le hacían esperar para entrevistarse con el responsable del grupo de delitos tecnológicos.
Este viejo truco funciona también con hombres que creen haber encontrado, en las redes, el amor de una voluptuosa Natacha, que dice querer salir de su país de origen para entregarse al amor, en cuerpo y alma. Mientras los engañados se emocionan, sufren, desesperan y se rascan el bolsillo, los mafiosos cuentistas van urdiendo su estrategia a través del chat para ir desplumando, por fascículos, a sus víctimas.

Sobre el autor sargento emilia
Sigo con mi "Versión Policial" en un intento por destripar una realidad urbana que el ciudadano en ocasiones apenas intuye. Con "Ficción Literaria" les hago partícipes de mis devaneos con la escritura. Más en mi blog titulado Sexo Exprés emigonzaga.blogspot.com

Últimos Comentarios

carlosvalera47_9177 31-03-2017 | 18:40 en:
carlosvalera47_9177 31-03-2017 | 18:27 en:
Capi 22-03-2014 | 20:15 en:
Espiral de violencia
Capi 22-03-2014 | 20:11 en:
El poder del miedo

Etiquetas

Otros Blogs de Autor