La Verdad

img
Categoría: twitter
Extimidad

 

 

 

La palabra de moda es extimidad. Serge Tisseron asegura que es la exposición literal de los aspectos íntimos de la persona, pero, lejos del supuesto fin de las redes sociales, esta sobreexposición no se hace para compartir. De hecho, Twitter y FB se han convertido cada vez más en interminables monólogos. El individuo, dice Tisseron, usa a los otros para reafirmarse como si fueran un espejo porque tiene la imperiosa necesidad de crear un personaje diferente a sí mismo, una autoimagen más molona. Total, que la extimidad es otro postureo más, alejado de la autenticidad que parecen destilar estas poses.

Los prosélitos de la extimidad muestran la “verdad” desnuda. Algunos influencers, sobre todo del gremio más teen, se fotografían los abdominables casi con desesperación. Cualquiera puede verte el ombligo, las tetas, los pelos del pubis. En ocasiones, los extimios (¿) se esfuerzan y ofrecen al mundo fotografías cuidadas en primoroso blanco y negro. En otras, no; de tal forma que uno no sabe si se ha salido de Twitter para adentrarse en una psesudo página porno. Mostrar y mostrar cada día me parece más aburrido. Es más, lo chic es montar fiestas de cumpleaños donde las fotos estén prohibidas. Y que la gente pueda desmadrarse, reírse, abrazarse o achucharse sin cámaras indiscretas.

Lo confieso, a veces soy víctima de los selfies y no me importa, de cuando en cuando, enseñar una parte de mi pero ¿Mostrarlo todo para en realidad no mostrar nada y engañar al personal?  Me niego rotundamente.

Entiendo que hay artistas que utilizan su propio cuerpo como una vía más de expresión. Precisamente esto es el anti-ego. Es abandonarse, es renunciar a una parte de tu intimidad en pos de una creación quizá superior, que te mejora, que pretende crear belleza, o disrupción, o protesta, utilizando tu materia mortal.

Si la extimidad forma parte de un discurso más amplio que realmente tenga un sentido creativo y comunicacional, bravo. Es como rescatar lo mejor del Mapplethorpe descarado con arte y gracia. Pero hacerse fotos de sí mismo, una y otra vez las mismas fotos, los mismos planos, las mismas poses (abdominal, culos, tetas, abdominal, culos, tetas en un bucle interminable) aburre sobremanera. Los que no suben otra cosa que autofotos a sus muros de Facebook destilan un narcisismo patológico y demuestran estar aburridos consigo mismos y con la vida y nos quieren aburrir al resto. No hay afán creativo o artístico, quizá tan sólo soledad.

La extimidad como una forma de llamar la atención me irrita tanto como el llanto de un bebé con gases.  Es casi un ruido insoportable.

Lo que voy a escribir es muy políticamente incorrecto pero es lo que hay: ni todos somos escritores por tener un teclado a mano, ni somos modelos por usar instangram. Me importan un pepino la mayoría de las cosas que veo en el muro de Facebook: lo que comes, lo que cocinas, la gente con la que te juntas, salvo  si eres una persona a la que conozco en realidad que aprecio y quiero. Imagino que al resto del mundo le sucede igual. ¿El resultado? Pasamos horas repasando biografías que no nos interesan nada; dejamos de aprender y crecer y nos estancamos en la reproducción sistemática de vidas similares y momentos similares porque, no nos engañemos, el ser humano es odiosamente predecible.

Viva el arte y la pasión. Vivan aquellos que aportan valor y ante tanta intoxicación cibernética volvamos a la esencia. Volvamos a los libros, al verdadero discurso que nos abre la mente no a esta película insulsa que nos empacha y abotarga.

Ver Post >
Capital erótico para todos

 

Las mujeres vivimos un momento extraño. Por un lado,
sentimos un retroceso evidente en nuestras conquistas sociales pretéritas.
Conocemos ejemplos de chicas cuyos novios les autorizan, o no, abrirse una
cuenta de Facebook, incluso si lucir, o no, minifalda. Vamos, que en lugar de
novios lo que tienen las pobres son hombres de Cromagnon.  

Pero no sólo eso: nosotras mismas adoramos las
fustas, los contratos de sumisión y convertirnos en las esclavas sexuales de
ese tipo llamado Grey que es un príncipe azul pero a lo sado. Las cifras son
incontestables. Se han vendido 31 millones de ese terrible mamotreto
pseudo-literario, con el susodicho amante bandido como protagonista.

Por otro lado, hay sociólogas que nos invitan a empoderarnos
pero valiéndonos de nuestras armas de mujer. El feminismo es, incluso para
muchas algo trasnochado. Catherine Hakim explica en su ensayo “Capital
erótico” que no abandonemos algo esencialmente nuestro. Un poder que
subyace debajo de nuestras faldas. Ella nos dice, incluso,
 que si estamos buenas, que no seamos tan
tontas de vestirnos de saco y saquemos partido a nuestras curvas
.

Según Hakim, nuestro capital erótico los suman los
siguientes elementos: el atractivo físico; el sex appeal, la gracia y el
encanto, la vitalidad, la buena presentación social (qué mona va esta chica
siempre) e incluso la performance sexual. O sea, que ni con nuestro chico
podremos relajarnos. Hemos de estar siempre compuestas y dispuestas a emular a
Mata Hari para sacar todo el provecho de estos dones
. La suma está muy bien
pero resulta agotadora ¿Siempre estamos correctamente vestidas, guapas,
graciosas y vitales? ¿No os resulta este capital que expone Catherine otro
pesado fardo que cargar en nuestras delicadas pero a la vez fuertes espaldas?
No sé vosotras pero hay días que estoy hasta las narices de ser tan mona, tan
correcta, tan vital, tan simpática y tan sexy. Y me dan ganas de mandarlo todo
a la mierda. Ya está, ya lo escrito. Porque es imposible querer y ser siempre correcta.

Pienso en ese personaje divertido que es Bridget Jones cuya
tercer entrega “Loca por el chico” está a punto de aterrizar en
nuestro país. La creación de la autora Helen Fielding bien podía ser alguna de
nosotras. Cuarentona, sextuitera y obsesionada por el número de followers.
Personalmente, las dos últimos adjetivos no me cuadran pero ¿Qué tienen de malo
unos tuits picantones? ¿Eso nos convierte en sextuiteras?
¿Escribir la palabra
follar nos arrastra a ese grupo de chicas que desde una perspectiva más
profesional entran a twitter para escribir de “eso” y sólo de
“eso?  ¿Y por qué hay sextuiteras y
no sextuiteros?
Esto es lo que no me explico. 

Cierto que nosotras aportamos
calidez, a veces disparates, a veces esa locura de chicas malas que da tanto color
a Twitter. Pero ¿Por qué no hacen los chicos lo mismo? Porque, no sé vosotras,
pero yo no encuentro chicos que de vez en cuando suelten una picantonería.
Pasamos de la crítica política a la burrada. No hay término medio. Miento,
sí lo hay. Encontramos algunos cursis que no te quiero ni contar. Porque cuando
un tío se poner cursi es de salir corriendo y no mirar atrás, no sea que nos
convirtamos en tuitestatuas de sal y debamos soportar sus rollos hasta la
eternidad
.

 

Como no soy Bridget ni la Hakim, desde este puntoG demando
que vosotros, chicos, también vayáis siempre monos, oliendo bien, con la
presentación adecuada y que también juguéis a eso del sex appeal, que da mucha
vidilla
. Eso sí, sin tocar, sin burradas. Cuando queréis sabéis. Os invito también
a usar vuestro capital erótico.

Ver Post >
Generación paréntesis de Joana Bonet. Imprescindible



Bonet, Joana acaba de publicar este libro titulado “Generación paréntesis” que me he devorado durante el fin de semana. Joana escribe verdades como puños de una forma elegante, certera, incluso sofisticada. Pero si hay que escribir la palabra “mierda” o “basura”, no se le caen los anillos. 



Estamos en estos tiempos de incertidumbre y esta somanta de verdades que nos muestra la periodista, escritora y amiga Joana, a veces puede dejarnos con poquito de mal cuerpo pero nos induce a pensar, a plantearnos debates con nosotros y nuestros dogmas. 



 Aparte de eso, el libro de Joana está muy bien escrito, con metáforas fosforescentes, que diría Vargas Llosa, como la que dedica a una maleta: “Las maletas extraviadas representan un continuo recordatorio de la impotencia humana. Y una clara metáfora de la soledad. A veces las veo rodar sin fin hasta se va el último pasajero y son apartadas junto a otros bultos, hacinadas como cadáveres” 



 Os pego algunas de esas frases en este librito publicado con modestia pero que, como dirían mis profes de marketing, es oro molío.



 “Somos la generación paréntesis: Eternos adolescentes que nos casamos con un trabajo, retrasamos la hora de ser padres y pensamos que estar sobradamente preparados nos garantizaría una vida a plazo fijo” 



 “La fantasía del amor inalcanzable prevalece en nuestro imaginario (…) la adicción al deseo conduce al autoengaño, ya la euforia de la conquista la sigue la nostalgia de enamorar. Después sobreviene el tedio, sobre todo porque aún se considera que el amor debe llegar desde fuera, no de dentro” 



 “La felicidad es más sencilla de lo que parece: un ejercicio de tolerancia con uno mismo, de consentimiento y del punto necesario de pasotismo para escapar del juicio ajeno y ser amable con nuestras pequeñas conquistas. La satisfacción personal poco entiende de contabilidad” 



 “Si nuestros hijos apuntan a una generación perdida, la nuestra es la generación paréntesis que albergó el sueño del progreso desde una mirada keynesiana y acabó hinchando un globo que le estalló en las manos. Impotentes e incapaces de pasar el testigo y garantizar un puesto de trabajo, unos derechos sanitarios o una jubilación a los que vienen detrás”



 “El dolor produce empatía y crea vínculos entre aquellos que sufren su experiencia abrumadora e insaciable, los males díscolos que no atienden a opiaceos ni a otras panaceas. El dolor conecta el corazón con la soledad, el extravío que aísla y desocializa al individuo que padece”





 “La generación paréntesis ha empezado a buscar casilla para sí y los suyos. Y a medida que atienden a los gurús del dinero y a sus predicciones catastróficas, sienten mayor placer refugiados en su recodo, madriguera, escondrijo, guarida, sin dejar de braceara para que los arrinconen”



 “Sofás de acogida como paradigma de una sociedad que vuelve a sacar las margaritas del armario, se cuestiona el liberalismo salvaje con el cual se han construido castillos de humo y profetiza una nueva modestia combatiendo la precariedad con el espíritu de un boy scout” 





 Joana Bonet en Generación Paréntesis 

La tienes hoy 4 de junio,  martes a las 20,00
En Aula Murcia. Antigua CAM 



 Se nota que me ha gustado el libro ¿verdad? Muy, muy bueno

Ver Post >
El amor en los tiempos de Twitter

 


Todo es mentira. Todo, menos el amor que puede ser la gran mentira o la gran verdad. El tiempo se encargará de desvelar tales claves. Ortega y Gasset se debió enamorar muy fuerte en una época de su vida. Durante la otra vivió para desarrollar el perspectivismo y despotricar del amor con una gracia incomensurable, hasta proclamar que es un género literario y un estado de estupidez transitoria. Opino todo lo contrario. El amor es un estado de lucidez inusual del que desconfiamos porque seguir los instintos no es cool. No sólo eso, sino que cada vez es más complicado. Los hay que se enamoran en las redes sociales; son amores sin olor ni sabor. Son amores bidimensionales, tejidos con palabras, esa herramienta eficaz y poderosa que nos ancla a la vida, pero donde falta un componente esencial: el contacto directo. Luego vienen los “madresmías”. Lógico.

El amor sin sentidos es un sinsentido. Todo un invento literario ¿Ves tú? ahí le doy completamente la razón a Ortega. Como hoy todos queremos ser escritores, Twitter y Facebook se llenan de frases lapidarias, de rapsodas fantásticos e incluso fantasmas absolutamente insoportables que persiguen un ideal. Esto es, una mentira ¿Por qué? Porque nos encanta la ficción. Pero eso no es el amor. Es un embuste.

 Recordemos nuestra época adolescente ¿De quién nos enamorábamos? En mi quinta todas estábamos loquitas por Patrick Swayze ¿Qué posibilidades existían de conocer al bueno de Patrick? Ninguna. Vamos, ni por una remota casualidad. Esto es así porque una parte nuestra, esa que vive intoxicada por el mito de amor romántico ( creación literaria de la lírica provenzal), persigue aquello de:”el amor cuanto más imposible, mejor”.

 Intelectualizar el amor es muy peligroso y demasiado común en nuestros días. Llamadme huraña pero mientras no hay prueba del algodón, para mi es inútil. Pasaron mis tiempos de mojigata y las odas increíbles que provoca enamorarse del amor (otra trampa venenosa); Aquel tiempo en que regalaba a novios, posibles y enamorados el libro de “El arte de amar” de Erich Fromm. Lo reconozco, a veces era una forma elegante de quitármelos de encima, Puede que sí, que sea una huraña sin remedio.

 El viejo Ortega tenía razón en una cosa. Durante ese primer estadio de locura transitoria pueden ocurrir dos cosas. Que nos inventemos al otro (Lo decía Lacan: “amar es dar lo que se tiene a quien no es”) o que lo veamos con una claridad diáfana. En ocasiones, entre el batiburrillo hormonal y la ceguera del deseo, hallamos la clarividencia. Cierto, es una chispa. Pasa volando. A veces nos negamos a verlo porque ya sabéis, nos encanta la ficción.  Pero, una vez más, el tiempo desmentirá o corrobará ese relámpago de certeza.

El gran amor, ese que perdura ¿Se construye sobre el sexo y los instintos?  Que cada uno se fabrique su realidad pero creo en la simpleza de la química primigenia y en lo visceral. Un amigo mío hablaba del “amor de piel”. Se puede quedar sólo en eso, o se puede construir toda la belleza, toda la trascendencia posible a partir de ahí. El amor apasionado también establece vínculos perennes, mueve montañas y cambia la vida Porque el auténtico amor es destructivo y revolucionario. Las viejas reglas ya no sirven. Este es el gran milagro del amor. Una recreación de lo esencial. Un germen erótico que culmina en la transubstanciación de los enamorados. Juan Carlos Calderón no lo pudo explicar con mayor claridad y concisión en una de sus canciones:”Ya soy tú, de tanto tú”.

Ver Post >
Sobre el autor lolagracia
Periodista y escritora. Responsable de la empresa de Comunicación G Comunicación Creativa, gestora cultural columnista de La Verdad de Murcia y colaboradora de Onda Cero Murcia

Últimos Comentarios

mesasilla 18-11-2017 | 08:30 en:
Histeria
mesasilla 27-10-2017 | 06:14 en:
La bestia sutil
lolagraciaexpo 27-06-2017 | 10:10 en:
La lista de Katy
mesasilla 20-06-2017 | 16:46 en:
Despatarres
mesasilla 20-06-2017 | 16:44 en:
La lista de Katy

Categorías

Etiquetas

Otros Blogs de Autor